Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

Rolls-Royce Ride & Drive Tibidabo

Rolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive Tibidabo
Rolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive TibidaboRolls-Royce Ride & Drive Tibidabo
09-05-2019
Spirits of Speed S.L.U. y Rolls-Royce Motor Cars Barcelona tuvieron el honor de organizar su primer evento privado en el Grand Hotel La Florida en la montaña del Tibidabo.

La marca fue presentada al mercado español por primera vez y nuestros clientes tuvieron la oportunidad de probar el nuevo Cullinan y el Wraith Black Badge. Dos coches con almas diferentes, pero inconfundiblemente ambos Rolls-Royce desde cualquier ángulo que se mire. Rodeados por la naturaleza de la montaña y la impresionante vista de Barcelona desde el Tibidabo, nuestros invitados pudieron experimentar el fabuloso sistema de suspensión con tracción en las cuatro ruedas.

El Cullinan superó todas las expectativas. Por muy dura que fuera la ruta y por muy implacables que fueran los elementos en el camino, el Cullinan transmitía a sus pasajeros una comodidad máxima. Entrando en el mundo de lo único y extraordinario, sintiéndose aislado del mundo exterior.

Nuestros invitados también experimentaron la otra cara de Rolls-Royce, la más oscura, el Wraith Black Badge. El nombre por sí solo trae un sentido de lo oscuro.  La llamativa silueta destila el poder y el estilo que poseen los Wraith. Está claro a primera vista que este coche promete potencia.

La amplia línea expresiva que se arquea desde la ventana hasta la puerta recuerda a un arco y una flecha. Tras el volante, con un potente motor V12 de 6,6 litros y dos turbocompresores, los Wraith Black Badge demuestran que son los Rolls-Royce más potentes de la historia. Nuestros clientes pudieron apreciar la entrega de los 624 cv, y sentir la potencia al acelerar de 0-100 km por hora en tan solo 4.4 segundos. Es poderoso, sin nunca llegar a ser brusco, un coche para los que asumen riesgos, para los más audaces, un coche con dos almas.

Para asegurarnos de que nuestros clientes se sintieran cómodos y apreciaran los aspectos del máximo lujo, Rolls-Royce Motor Cars Barcelona creó una zona con un ambiente privado para comentar con ellos su experiencia en las pruebas de conducción. Allí, nuestro equipo compartio historias de la marca, inspirando creatividad, y dando a conocer la historia de Rolls-Royce.